Síguenos en: Menu

¿Cómo democratizar y potenciar el turismo? Por: GUILLERMO GARCÍA N.


Junio 13, 2016

El turismo en Venezuela podría convertirse en una gran industria, un sector generador de importante actividad económica, de inversión, de empleos y de divisas para el país. ¿Qué hacer entonces para que la mayoría de los venezolanos puedan beneficiarse directamente del desarrollo del turismo en Venezuela?

En mi opinión la democratización de la inversión del turismo debe verse desde dos ángulos distintos. Desde la perspectiva del emprendedor o empresario que invierte recursos (financieros, trabajo, dedicación, tiempo) a desarrollar un emprendimiento o expandir un negocio turístico ya existente; y desde el ángulo del ciudadano común o entidades, que pueden ver en el sector turismo una posibilidad cierta de invertir sus ahorros o capital a través del mercado de valores.

¿Cómo los venezolanos pudiésemos invertir en turismo? El mercado de valores puede servir como un gran aliado en la financiación de proyectos turísticos, y de servicios conexos al sector, a través de emisiones de títulos valores y vehículos de inversión especializados como las Entidades de Inversión colectiva inmobiliarias. Hay todo un mundo allí para desarrollar y al cual la Superintendencia Nacional de Valores (SNV) debe dar apoyo y no obstaculizar iniciativas en esta área prioritaria del país y motor de desarrollo económico. Por ejemplo, se pudiesen crear fondos de inversión en el área turística promovidos por el sector privado los cuales podrían invertir en proyectos turísticos o en el desarrollo de empresas conexas al sector, a través de empresas, fondos de inversión o Entidades de Inversión Colectiva Inmobiliaria (de la cual existe una Ley) que emitan acciones; unidades de inversión; participaciones o títulos de deuda para ser invertidos en los diferentes proyectos. De esta forma estaríamos permitiendo que la gran masa de trabajadores y público en general pasen a ser dueños en proporción a su inversión de los proyectos turísticos que se desarrollen, o de las empresas de servicio y transporte (aéreo, fluvial, terrestre) que se creen; del mismo modo que los trabajadores y empleados de dichas empresas se convertirían en socios y accionistas de las empresas donde trabajan.

Proyectos tan interesantes como el de la isla de La Blanquilla; el de la isla de La Tortuga; el de la isla de Coche, La Orchila y Morrocoy entre otros muchos, podrían ser desarrollados por el sector privado y público a través del mercado de valores venezolano. Esto permitiría que los venezolanos sin distinción pudiesen ser parte activa y directa de estos desarrollos, invirtiendo sus aportes de ahorros y capital. Pequeños y medianos inversionistas tendrían cabida y prioridad de inversión. También se podrían crear planes especiales para disfrute de las instalaciones con descuentos para los inversionistas en esos proyectos. Fondos de pensiones y jubilaciones y las Cajas de Ahorro pudiesen invertir una porción de sus recursos en algunos de los proyectos que se desarrollen en dichas islas. El sector privado competiría por la adjudicación a los mejores proyectos basados en la preservación del hábitat de estas islas, con desarrollos sustentables y ecológicos que no solo garanticen la conservación de estos lugares paradisíacos y su biodiversidad, sino que permita atraer un turismo extranjero y nacional de alta calidad que aprecia ambientes únicos, inexplorados y de bellezas indescriptibles y naturales como son estas islas y archipiélagos.

La inversión en turismo a través del mercado de valores no solo desarrollaría iniciativas turísticas, sino permitiría que los pequeños y medianos ahorristas e inversionistas puedan participar de estos desarrollos, solo limitado antes a grandes inversores. La democratización de la inversión turística en Venezuela es posible a través del mercado de valores. El hecho que la Superintendencia Nacional de Valores autorice la oferta Pública de títulos valores, no exime a la empresa, fondo de inversión o Entidad de Inversión Colectiva Inmobiliaria de obtener la aprobación previa del Ministerio de Turismo de un determinado proyecto turístico a ser desarrollado. La Superintendencia Nacional de Valores sólo autoriza la oferta pública de los títulos a ser emitidos y colocados entre los inversionistas, dando la posibilidad que en los proyectos en esa área puedan participar los inversionistas naturales y jurídicos; así como la cabal supervisión de los entes emisores y del cumplimiento de la Ley y normas que rigen al mercado de valores.

Es mucho lo que se puede lograr y desarrollar en el área turística a través de la utilización del mercado de valores nacional. Al mismo tiempo que permitirá que los venezolanos, pequeños, medianos y grandes inversionistas puedan participar no solo en el desarrollo de la industria, sino tener la posibilidad de obtener un buen retorno de inversión y una diversificación y protección de sus bolívares. Esperemos que la Superintendente Nacional de Valores apoye estas iniciativas para el bien de todos.

GUILLERMO GARCÍA N