Síguenos en: Menu

Colombia: Un mensaje a García


Septiembre 02, 2015

Pese a que las medidas del Gobierno del dúo Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, de pretender resolver con el cierre de las fronteras los problemas de la comercialización y distribución de alimentos venezolanos y el combustible, son de terror, pensamos que la producción y la industrialización en el país no han sido fortalecidas y menos se ha cancelado la deuda en dólares con los proveedores internacionales que esperan su pronto pago para continuar la comercialización y abastecimiento de lo que "ya no produce PDVSA".

Esas medidas que sin duda alguna están dirigidas a colocar a Colombia en un duro trance diplomático, yace que en esta Patria hermana, no está protegida por inversiones chinas, brasileras, rusas, entre otras que carguen con un fajo de desudas por cobrarles a Venezuela, como se evidenció en el caso de las empresas que explotan el petróleo en la Guayana Esequiva, bajo el control y permiso del Gobierno guyanés. Qué calamidad para esta República que en las décadas de los 70, 80 y 90 lograron sacar adelante miles de hogares venezolanos, con la venta de alimentos que al cambio beneficiaba al pueblo venezolano. Por cierto nunca reclamaron y deportaron por este motivo de intereses nacionalistas y no personalistas.

Hoy estos hermanos sufren los avatares de un gobierno bolivariano que se maneja a espalda de los Derechos Humanos y la "consideración" como estrategia de que "hay que hacer creer al pueblo que el hambre, la sed, la escasez y las enfermedades son culpa de nuestros opositores, de los bachaqueros y las fronteras (sea Cúcuta o Maicao), y que son las culpables de los males de los venezolanos y buscar lograr que nuestros simpatizantes se lo repitan en todo momento hasta que se lo crean".

El sinfín de colombianos que están en Venezuela hoy deberá prender las luces rojas por el peligro inminente y entender que este gobierno es altamente peligroso a la integridad de todo aquel que no esté de acuerdo con sus reglas y sus formas. El llamado para todo aquel que vive y ama a Venezuela, para lograr que el 6 de Diciembre en las elecciones parlamentarias, se dé inicio a todo un proceso de reconciliación, de justicia y unidad nacional que tanto necesitamos. Es el momento propicio.

Una vez más lo que se observa es mantener al país en zozobra y distraernos de los problemas graves que socavan la economía productiva. Otro "pote de humo" manteniendo así un enemigo imaginario que no sea el Imperio de USA o Inglaterra, los españoles, los guyaneses, los colombianos y así el cuento sin fin de un enemigo que solo existe en el escenario del G-2 cubano y las teorías goebbelianas. Invitemos al Presidente Santos y al expresidente Álvaro Uribe Vélez, extraordinario líder continental, a unir esfuerzos por estos "deportados" y maltratados de la Revolución cívico militar del siglo XXI. Es el momento perfecto.

José Pons Briñez