Síguenos en: Menu

Chávez vive y Manuel vuelve


Octubre 07, 2015

Recientemente me comentaba un sacerdote jesuita que era menester de quienes se ocupan de apreciar los discursos políticos de un país, medir la altura o la profundidad de estos y lograr determinar el espíritu que le honra a la dirigencia, por lo que trasmitían a un pueblo, como también, el impacto cultural, social y político ante tales palabras. Lo significante de estas afirmaciones del ilustrado jesuita cuando cerró la conversación, afirmó,…"como estera de mal, el pueblo venezolano cuando lo que escucha es que "Chávez vive y Manuel regresa".

Es así, que es imposible hablarle al país sin referirnos a esta realidad que refleja la pobreza intelectual de quienes protagonizan el estamento dirigencial, que desde hace años, está de espaldas al pueblo sin escucharlo y sin pensar ni en esta y menos las futuras generaciones; cuando actúan manipulando las emociones de quienes en realidad no han logrado evaluar el mal que tanto uno, como el otro, le han ocasionado al patrimonio político venezolano.

La polarización política en el país, produce tal confrontación que ha impedido encontrar soluciones verdaderas en todas las áreas del acontecer nacional. Sin embargo, estos problemas pueden ser superados a condición de vencer las divisiones políticas y sociales que se nos han impuestas por ambos lados de este "dime y diretes" del Psuv-GPP y la MUD. Carentes de la mínima disposición de ceder, cambiar o darle viabilidad al ciudadano, sus familias y las comunidades de vivir mejor.

Estos escenarios transcurridos en un tiempo estimado de 17 años, hoy, nos indica que nueve (9) de cada diez (10) ciudadanos, piensen que el país está estancado y en un profundo retroceso. Siete (7) de cada (10) habitantes, aseguran que la situación económica, financiera y en general empeorará y se profundizará en estos 12 meses por venir; lo más lamentable es que de cada seis (6) de diez (10) venezolanos perciben y sienten que sus hijos vivirán igual de mal o inclusive peor (Ucab, 2015). Ante este escenario lo que menos pudiésemos escuchar de esta dirigencia es que "Chávez vive y Manuel regresa".

El sentido del "deber ser". Nos indica, que estamos convencidos que es posible alcanzar la meta de lograr una vida mejor para todos, haciendo justamente la diferencia de los que estos señores viven y predican. Es entonces un llamado a la ciudadanía, a las familias y las comunidades para imponer la sensatez y la racionalidad en un ambiente proactivo y de dialogo.

Para ello el equilibrio necesario en el caso de la Asamblea Nacional el 6-D, es una prioridad sustancial, en el viraje de la vida política y económica del país. Lo que entonces se plantea es que la sociedad activa, imponga un número de parlamentarios que no le proporciones mayoría a ninguno de los polos políticos de la Nación. Mientras esto no suceda, no habrá cambio alguno en el acontecer de Venezuela, prosiguiendo en marcha sistemáticamente la desaparición de la esperanza ciudadana de un futuro mejor.

José Pons