Síguenos en: Menu

Cesta Petrolera Venezolana a $ 86 por barril y sus Consecuencias para el País


Septiembre 30, 2014

El precio promedio del barril de petróleo venezolano en los mercados internacionales ha observado recientemente una tendencia a la baja que lo ha situado en 86 usd, su precio más bajo en los últimos dos años y tres meses.

El valor promedio de la cesta petrolera venezolana en lo que ha transcurrido del año 2014 se ubica en 94,23 dólares por barril. Esta cifra está por debajo de los 98,08 dólares por barril correspondientes al precio promedio del año 2013, así como también a los 103,42 dólares por barril registrado en el año 2012, conjunto a un volumen menor de exportación (doble efecto en ingresos de divisas).

Tomando en consideración que de la factura petrolera venezolana se derivan aproximadamente un 95% de las divisas que obtiene nuestra nación y, siendo Venezuela un país que importa alrededor del 97% de los bienes y servicios que requiere para su funcionamiento, la disminución del valor de su cesta petrolera constituye otro duro golpe para nuestra maltrecha economía.

La disminución del precio de la cesta petrolera venezolana alrededor de los 86 dólares, implicará para nuestra nación una serie de consecuencias, entre las cuales destacan las siguientes.

En primer lugar, estaríamos en presencia de una sensible disminución del gasto público, lo cual incidiría negativamente en todas las inversiones de carácter social (misiones, vialidad, infraestructura, etc.) que lleva a cabo el gobierno nacional.

Por otra parte, si los precios de la cesta petrolera venezolana continúan observando una tendencia a la baja, como ha venido ocurriendo, implicara un incremento de las tasa de interés cuando se acuda a los mercados internacionales para obtener financiamiento externo. Esto haría que las emisiones venezolanas, de realizarse, sean más costosas para la nación.

La calificación del riesgo-país para Venezuela aumentara, esto por ser menores los ingresos petroleros. Muchas de las agencias calificadoras internacionales coinciden en señalar que actualmente la deuda venezolana es la más riesgosa del mundo, medida por la probabilidad acumulada de falta de divisas.

Disminuyendo el flujo de divisas en el país, se genera un mayor incremento de la tasa de inflación (tasa anualizada cierre Agosto 2014; 63.4% más elevada del mundo) derivada de la escasez. Asimismo, los agentes económicos interpretan que el consumo nacional disminuirá, por lo tanto baja la producción y se desacelera la economía, considerando que la escasez de divisas que sufre el país actualmente ha generado un desabastecimiento de productos básicos y la paralización parcial de industrias y servicios.

En conclusión, si actualmente el dinero que recibe Venezuela por concepto de renta petrolera no es suficiente para cubrir la totalidad de nuestras importaciones, imaginemos por un momento la situación si el precio del petróleo continúa disminuyendo en los mercados internacionales, como será el impacto que se generara en todos los ámbitos de la vida nacional (económico, social y político).

Heliodoro Quintero