Síguenos en: Menu

César Miguel Rondón: ¡Que nadie se meta con el General!


Julio 04, 2016

Días atrás decíamos que no hay que caer en provocaciones. Y estas son cada día más abundantes, más absurdas, más disparatadas. Hoy, por ejemplo, en la primera página de El Nacional: "El Psuv asoma que la orden del TSJ será volver a recoger 1% de firmas". Cuando se redacta de esta manera: "El Psuv asoma que la orden será". Lo que hay que leer es que la orden ya está impartida y que el TSJ procederá obedientemente, habida cuenta de que el máximo tribunal, y muy en especial la Sala Constitucional, son el brazo legal del Poder Ejecutivo. Continúa la nota: "En la reunión entre el jefe de fracción del partido de gobierno, Pedro Carreño, y el Tribunal Supremo de Justicia se habría decidió que la ponencia del magistrado Lusi Damiani Bustillos inste al CNE a señalarle a la oposición que debe repetir el proceso desde cero. El oficialismo insiste en que no habrá revocatorio y anuncia que serán convocados los comicios regionales."

¿Recuerda usted el viejo juego infantil del Gallo Pelón? Bueno, el gobierno del Psuv ha terminado como esa jugarreta burlona. Se apelará a lo que sea para que no haya revocatorio este año. Eso no solo es una falta de respeto a los dos millones de venezolanos que firmaron inicialmente, es, sobre todo, una falta a la Constitución y a la república, y una falta gravísima a todos los treinta millones de venezolanos. I

Insisto, no hay que caer en provocaciones.

Pero si esta noticia le resulta a usted absurda e inaceptable, el gran titular de El Nacional, en la misma primera página, lo es aun más.

Insólito: "Juez prohíbe a 3 diputados hablar del General Osorio". Un diputado, que tiene inmunidad parlamentaria, que es un funcionario electo por el pueblo, está para averiguar, informar y opinar. ¿Cómo es que un juez le va a prohibir hablar? Dice la reseña: "En una medida cautelar emitida a favor del ex ministro de Alimentación se obvian tres artículos de la Constitución para impedir que se publiquen informaciones sobre Carlos Osorio, a quien la Asamblea Nacional halló responsable político de la crisis alimentaria el 20 de abril." Y el colmo del absurdo está en que, mientras los diputados señalados fueron electos por el pueblo, la juez que toma tan absurda medida es, apenas, una juez provisoria del Juzgado Tercero en lo Civil, Mercantil y Bancario de Carabobo, Omaira Escalona. Ella es la responsable de tan infeliz decisión.

Dice textualmente la sentencia: "Que se abstengan de publicar o difundir noticias, mensajes gráficos o vilipendiosos en cuanto a cualquier señalamiento que tenga por objeto menoscabar la esfera moral que atente contra el honor, decoro y reputación del ciudadano Carlos Osorio".

Efecto Cocuyo amplía la información: "Los diputados Ismael García, Carlos Berrizbeitia y Carlos Tablante tienen prohibido declarar, publicar y difundir artículos en todos los medios de comunicación y redes sociales que atenten contra el honor y reputación del Mayor General Carlos Osorio, exministro de Alimentación."

Carlos Berrtizbeitia reaccionó rápidamenrte: "Esta es una sentencia alocada e impropia. La decisión se da para que no hablemos de todos los desmanes que se hicieron. Le decimos a Carlos Osorio que seguimos esperándolo en la Comisión de Contraloría para que explique por qué hay escasez, cuando usted manejó 27.500 millones de dólares para la importación de insumos, de los cuales el 60% era para alimentos".

En esas estamos. No hay comida, y la decisión de esta juez, que seguramente recibe instrucciones directas del Psuv, así como también las recibe el TSJ, es ordenar que nadie se meta con el General.

¿Sabe usted qué pasa, General Osorio? Que después de una medida tan arbitraria e inconstitucional como esta, si antes había sospechas en su contra, ahora hay certezas.

Y, mientras, Maduro sigue alucinando. Increíble el titular de primera página de El Correo del Orinoco, la Artillería del Pensamiento: "Maduro: Vamos a un segundo semestre de prosperidad económica". ¿Pero cuándo fue el primero?, se pregunta uno con sorpresa y estupor. "El primero ha sido de batalla ejemplar", precisa el presidente.

CÉSAR MIGUEL RONDÓN/div>