Síguenos en: Menu

Argumento falaz


Mayo 14, 2015

Con el peregrino argumento de "garantizar el correcto uso de las divisas", el gabinete económico anuncio un recorte en la asignación de las divisas para viajes al exterior, de acuerdo a la resolución 011 de CENCOEX. Lo paradójico de esta medida, es que se hizo caso omiso de la denuncia de la estafa cambiaria que se perpetro en CADIVI y denunciada por la entonces presidenta del BCV, hace un par de años. Así como tampoco, lo ha sido la denuncia sobre aperturas de cuentas billonarias en la banca europea por parte de funcionarios públicos, ex funcionarios, asociados y familiares, que incluye al personaje más conspicuo del actual gabinete económico, sobre el que pesa una denuncia, no suficientemente aclarada por la apertura de una cuenta en el HSBC.

Los recortes en la asignación de divisas para viajeros, vinieron acompañados de medidas centralizadoras y estatistas que aumentan la concentración del poder por parte del Estado. Que sea la banca pública la única que puede operar los cupos viajeros y entregar las tarjetas de crédito, constituye una medida excluyente y anti constitucional, que atenta contra las libertades económicas y la libre empresa. Esta disposición además de arbitraria e ilegal, resulta una presión desmedida sobre la banca pública, que opera con numerosas fallas. Las víctimas de este despropósito, los usuarios, ya sometidos a numerosos atropellos desde que se implanto el control de cambios y el cupo reducido para viajeros.

Con tan solo, la recuperación de los depósitos en ANDORRA, HSBC y otros paraísos fiscales, todos productos de la corrupción y el lavado de dinero, resultarían suficientes divisas para evitar se siga conculcando los derechos de los venezolanos de a pie. Para así privilegiar a un mayor grupo de la población de medianos y bajos recursos para poder viajar. Pero hay que evitar los focos de corrupción derivados del uso indebido de las tarjetas de crédito por parte de viajeros inescrupulosos, para verdaderamente hacer un uso correcto de las divisas. Eso creemos.

Alfredo Gordon