Síguenos en: Menu

Alfredo Rincón: Leyendo Historia I


Marzo 24, 2018

1.- Algún enemigo del gobierno les sugirió a Chávez y Maduro denominar ''Protectores del pueblo'' a personas que, inconstitucionalmente, le restan recursos económicos, control de la policía, etc a los Gobernadores electos por el pueblo. Aunque hubo algunos en el pasado no tan malos, entre otros ''Protectores del pueblo'', designados por el Senado romano, lo fueron Calígula y Nerón.
2.- Juan Vicente Gómez, como sabemos todos, fue un dictador cruel. Controló Venezuela desde 1.908 a 1.935. Hay que reconocer sin embargo que sus ''Presidentes'' (nominales sólo) y Ministros, en su mayoría, fueron personas de alto nivel intelectual: José Gil Fortoul, Victorino Márquez Bustillos, Juan Bautista Pérez. De su gabinete, Ramiro Antonio Parra (Corte Federal), Román Cárdenas y Gumersindo Torres se clasifican como honestos y de los mejores en su área de toda la historia de Venezuela.
Marcos Pérez Jiménez igualmente fue un dictador que nos gobernó desde diciembre de 1.952 a Enero de 1.958. Sus Ministros en general fueron personas preparadas. Dejó Venezuela mucho mejor de infraestructura que como la recibió. Sin duda que robó. No obstante, ha habido gobiernos donde se ha robado mucho más y se retrocedió.
3.- Aunque la juventud venezolana poco los conoce, es justo reconocer que hubo Presidentes de la República de reconocida honestidad. Limitándonos al siglo XX; López Contreras, Medina Angarita, Gallegos, Delgado Chalbaud, Larrazábal, Betancourt, Leoni, Caldera, Herrera Campins, Velásquez. De los políticos zulianos: Héctor Cuenca, Felipe Hernández, Renato Esteva Ríos, Nectario Andrade Labarca, Elio Suárez Romero, Párraga Villamarín, Humberto La Roche, Lolita Aniyar, Nerio Adrianza Rosales y Jesús Ángel Paz Galarraga entre otros. Ni sus enemigos los acusaban de corruptos. También hubo ladrones. En el siglo XIX, para mi criterio, se lleva el premio Antonio Guzmán Blanco. Por cierto, quien más daño hizo al Zulia, al menos hasta el año 2.000.

4.- Carlos Soublette destaca en el siglo XIX como uno de los gobernantes venezolanos demócratas y honestos. Primo 4 veces del Libertador, secretario de Miranda (1.812), prócer de la independencia. Fue Presidente de la República entre 1.837 y 1.839, y luego entre 1.843 y 1.847. Se estrena en Caracas (1.843) la obra ''Excelentísimo Señor'', burlándose un poco del presidente. Soublette llama a su despacho al autor de la sátira, lo invita a leerla y comenta ''… no me trata a mí tan mal; no tiene sino pequeñas burlas, y créame usted: Venezuela no se ha perdido ni se perderá porque un ciudadano se burle de un gobernante; se perderá porque un gobernante se burle de sus conciudadanos''. En 1.848 luego del golpe de J.T. Monagas al Congreso Nacional marcha a Cartagena (Colombia) exiliado por 10 años. No tiene dinero. El gobierno de Nueva Granada, reconociéndole su aporte a la independencia colombiana, le otorgó una porción.
5.- El Mariscal Juan Crisóstomo Falcón, al retirarse del gobierno el 2 de Mayo de 1.868, puede escribir: ''Durante mi gobierno, la imprenta ha sido libre hasta la licencia; las cárceles han estado vacías; los hijos de la patria no han mendigado en el ostracismo el amargo pan del extranjero''. Dios nuestro (ya esta expresión no es de Falcón, sino mía).
6.- CUANDO PÉREZ JIMÉNEZ SE FUE esto lo escuché hace muchos años y me lo confirmó el Dr. Arturo Sosa, nuevamente Ministro de Hacienda en diciembre de 1.982. El 22 de Enero de 1.958, Pérez conservaba buena parte de las Fuerzas Armadas. La Marina y parte del Ejército en contra. El general Llovera Páez, amigo de su confianza, le dice ''Pérez, yo tengo mucha plata. Tú ni se diga. Ve que los pescuezos no retoñan''. Pérez, quien era muy inteligente, responde: ''Tiene razón, Llovera. Espéreme mañana a las 2 en La Carlota con su familia. Amaneciendo el 23-E marcharon ellos, sus esposas e hijos, y algún otro muy cercano. Trujillo, Noriega, Hussein, Kadaffy y otros más, demostraron menos inteligencia que Pérez y Llovera. Aquéllos no quisieron irse a pesar de la presión popular y terminaron muy mal.
De los primeros Césares varios terminaron asesinados o debiendo suicidarse. A veces por familiares mismos o del entorno. Entre otros Tiberios, Caligula, Claudio, Nerón, Galba, Otón, Vitelio y Domiciano. Todos ellos creían que podrían gobernar muchos años más.