Síguenos en: Menu

Alerta de Estado fallido


Mayo 05, 2016

Venezuela se queda sin el mayor contingente de malta para los niños. Medicinas y alimentos imprescindibles como la leche desaparecieron. Y en muchos lugares no hay agua, ni luz. La situación es insostenible, este año la inflación llegará al 720%, de continuar como vamos en el 2019 será de 4.200%, y podría dispararse muy rápido al 13.000% anual, según el FMI. El hambre arrecia y la inseguridad crece a la par.

Algunos analistas nos proyectan como un "Estado fallido". El término se utiliza para definir al Estado que se ha hecho ineficaz, ha perdido el control de la economía, no tiene capacidad para hacer cumplir las leyes dentro del territorio, no suministra los servicios básicos, la delincuencia organizada desafía a las autoridades, hay un extenso mercado informal, una corrupción generalizada y una marcada interferencia militar en la política. Lo paradójico es que esto sucede después de varios lustros donde hubo una bonanza petrolera sin parangón y la época de las vacas gordas no solo nos dejó sin ahorros, sino que devastó el aparato productivo y la seguridad jurídica, lo que nos ha conducido a la ruina. El modelo rentista petrolero que se llevó hasta su máxima expresión, y que se adobó con políticas de corte marxista, significó la importación de todo y la expansión de un gasto y una deuda insustentables. Ahora no alcanzan los recursos y no hay perspectivas de recuperación. Es importante recordar que durante el gobierno de Caldera, los precios del crudo bajaron a menos de $8 por barril, y no hubo ni de lejos el drama actual.

Como el término crisis también se define en gerencia como oportunidad, viene un tiempo para refundar el país. Es claro que el modelo actual no resiste más. En todas partes, se siente la tensión por estallar. Lástima que el Gobierno a optado por seguir corriendo la arruga y amenazar, pero la procesión va por dentro. Igual sucede con los mecanismos establecidos en la Constitución como el revocatorio. Si en definitiva se nos hace a la mayoría imposible completar la activación y transformar la desesperada situación en el tiempo oportuno, cualquier escenario es posible. Todos debemos luchar con valentía por un cambio de timón, firmar, buscar nuevos firmantes para lo que viene, y presionar por la vía electoral. Sino Dios nos agarre confesados.

OSCAR ARNAL