Síguenos en: Menu

¡Ahora más que nunca!


Diciembre 19, 2015

"Sigo siendo optimista, no porque pueda mostrar pruebas de que el bien esté prosperando, sino porque tengo una fe inquebrantable en que el bien debe prosperar, finalmente."Ghandi

Este artículo está escrito antes de conocerse los resultados de la jornada electoral del 6D. Tal como se estimaba, han debido ser favorables a la Mesa de la Unidad, con posibilidades de obtener una mayoría calificada de las 3/5 partes. Cualquiera que haya sido el resultado final, la situación económica, política y social impone nuevos retos y mejor comportamiento tanto a los que continúan en funciones de gobierno como a los que democráticamente han rescatado espacios políticos en el Poder Legislativo.

El gobierno debe atemperar su soberbia y entender que el pueblo reclama soluciones y para ello debe diseñar una política económica que reanime el aparato productivo interno. Es necesaria la participación del sector privado, tomando en consideración la magnitud de la crisis presente, y peor aún, la que se avecina debido a la persistente caída de los precios del petróleo en un mercado que no está dispuesto, en lo inmediato, a permitir una drástica subida de los mismos.

La calidad de vida de los venezolanos se ha deteriorado aceleradamente; abarca a todos los sectores de la sociedad, salvo a un pequeño grupo de políticos y empresarios saqueadores de la riqueza que nos pertenece a todos. El hambre no espera y la inflación desespera. Juntas forman un combustible muy eficaz para detonar una explosión social. El gobierno debe estimular la inversión privada y deslastrar de controles a la actividad económica si quiere verdaderamente enfrentar la crisis, de lo contrario, será el único culpable del desbarajuste económico y de la entropía social.

Los diputados de la oposición democrática ya electos, tienen una gran responsabilidad frente al país. Hay que trabajar muy duro en la revisión del andamiaje jurídico comunista que nos han impuesto para poder destrabar el funcionamiento de la economía y proponer leyes que corrijan sus distorsiones. El gobierno debe abrirse para poder superar la crisis que nos atosiga a todos. Es imperativo atender el reclamo de un pueblo que siente que se ha quedado rezagado de la modernidad y del desarrollo científico y tecnológico mundial. Si eso no se posibilita la lucha será permanente y sin tregua. Frente a cualquier escenario se amerita más unidad. ¡Ahora más que nunca!

Neuro J. Villalobos