Síguenos en: Menu

Agustín Blanco Muñoz: Un expaís de fracasados


Agosto 22, 2016

La situación actual de este expaís es trágica. Y no sólo por la destrucción de lo que se llegó a pensar como instituciones con posibilidades de superación, sino también por la presencia de actores que apuntan con su acción hacia la multiplicación de los males. Tanto el oficialismo como sus oposiciones forman parte de la política del desgaste que está unida a la historia del engaño y la frustración que nos ha definido.Venimos de una celebrada independencia en la que los héroes-caudillos- libertadores utilizaron el colectivo social-pueblo para forjar sus dominios y crear el Estado que se los garantizara. Y esa perversa escuela está presente hoy. Esta es la base de una falsificada república que mantiene vigente el fracaso de toda política que escape a su diseño y control.

El 27F-89 el colectivo-pueblo intenta sublevarse y pasar por encima de las vacías estructuras de la democracia de la ficción y el crimen. Y esas fuerzas estuvieron contestes en salvar y mantener a punta de represión y muertos la estabilidad. Entonces ni 27 años después hubo ese logro. En mayo del 93 fue defenestrado Carlos Andrés Pérez, y es tal el vacío que uno de los puntales de aquel "autosuicidio", Ramos Allup, se presenta hoy como un "nuevo salvador".

La MUD fracasó en su plan inicial para sacar a Maduro. Y hoy convoca a tomar Caracas el 1S con un objetivo confuso: presionar al CNE para que retroceda y haga el revocatorio este año. ¿Pero con cuáles fuerzas organizadas se cuenta?

El autoproclamado "chavismo radical" de Diosdado Cabello, que ya está en campaña, les advierte el 17/08/16 que si asoman violencia "Rondón los aplastará".

Y Maduro precisa el 15/08/16 que el 1S arranca la contraofensiva revolucionaria. Llama al pueblo chavista a defender en la calle los logros de la revolución. El 18/08/16 aumenta su amenaza de sangre: lo que hizo Erdoğan en Turquía quedará como un niño de pecho para lo que va a hacer la revolución bolivariana si la derecha pasa la frontera del golpismo otra vez.

Esta es la respuesta oficialista a la anunciada Toma de Caracas a la que convoca la MUD para el 1S. El propósito es llenar la capital por los cuatro costados y, para unos, presionar al CNE para que fije la fecha de recolección del 20% para el revocatorio.

Otros exigen que se fije la fecha del revocatorio ese día o se asume la desobediencia civil en base al artículo 350 de la Constitución. Los límites están claros: comienzan en la presión y llegan hasta el enfrentamiento para derrocar la tiranía. Visto de este modo el escenario es violento y preocupante.

La dictadura militar-policial-delincuencial-civil sólo permitirá que se llegue a estos extremos si eso le interesa para "poner orden y establecer responsabilidades". De no ser así procederá, simplemente, a tomar militar, miliciana y policialmente la ciudad "en resguardo de una amenaza golpista de la derecha que cuenta además con apoyo del imperialismo".

Si este es el escenario que prevalece, lo más probable es que los fracasados presidenciables que no han podido con Maduro y la propia MUD digan que como la marcha no fue multitudinaria y tumba gobierno por culpa de la represión, no queda otra que las elecciones del 19 por el triunfo de un libertador de las oposiciones que se encargará de acabar con la revolución bolivariana.

Esta cuenta se saca a partir del presupuesto de que se cumplan unas tales reglas democrático-electorales. Pero si la revolución impone, entre otras cosas, su victoria militar-civil-CNE e instala, entre otras cosas, la Asamblea Comunal de ese poder, es decir, si se apodera de todo el poder ¿quién y cómo le responderá?

¿Con una lucha de calle improvisada de las viejas piedras contra las balas explosivas? ¿Cuentan las oposiciones con fuerzas con las cuales dar una sorpresa? ¡Tomar la calle hoy y aquí tiene que ser algo más que una convocatoria de fracasados!

A esta hora sólo está claro que a este poder dictatorial-socialista sólo lo puede enfrentar con éxito la fuerza social organizada y consciente (no controlada por héroes-caudillos), en un Movimiento de Movimientos (o cualquier otro mecanismo) dispuesto para crear una política adecuada al cuadro dictatorial que se enfrenta, al margen de la burla y el engaño, y en la cual las mayorías ya no estén al servicio de los intereses dictatoriales o electoralistas, que le han apartado, Sancho, de la condición de agentes de su propia historia!

AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ