Síguenos en: Menu

Aberraciones del presente y retos del futuro


Enero 05, 2015

"La riqueza es, por encima de todo, una acumulación de posibilidades." Alvin y Heidi Toffler
Asombra al mundo entero ver a los venezolanos todos, montados en una caravana con destino al cementerio de las ideas muertas. Al escribir estas notas, leo que Maduro se lamenta que en la navidad venezolana se imponga el consumismo y no el comunismo. Es éste uno de esos grandes cementerios de ideas arrolladas por la historia y por los avances de la ciencia y de la tecnología que experimenta el mundo.

Es inconcebible la insistencia de este gobierno por querer imponer un modelo económico y social empobrecedor y comprobadamente fracasado. Es una política del Estado rentista, parasitario, populista y comunista, dirigido por una clase que exuda resentimiento y destila odio, querer igualar nuestra sociedad a niveles de pobreza insoportables, que toca los límites de la miseria, en lugar de luchar por el sentido que la humanidad toda procura para su mayor bienestar: producir más riqueza y distribuirla mejor y más equitativamente.

La verdadera revolución que nos convoca y nos apremia es "la revolución de la riqueza" a la cual ya han hecho referencia los autores citados. "Una revolución está en marcha, dicen, y la civilización que está surgiendo con ella desafiará todo lo que creíamos saber acerca de la riqueza". Venezuela en los últimos dieciséis años ha perdido el camino hacia la prosperidad por estar mirando por el retrovisor y poniendo en retroceso el bus de la modernidad. La divina providencia ha puesto en nuestras manos, en varios períodos de nuestro acontecer, recursos extraordinarios para edificar un futuro promisorio, sin embargo, hemos fracasado por seguir ideas vanas y mantener posiciones fatuas en torno al rol del Estado, la sociedad y el individuo.

Es necesario atender las leyes de la economía y hacer entender a quienes hoy detentan circunstancialmente el poder, que bastante daño han hecho ya a varias generaciones de venezolanos con sus extravagancias ideológicas y su aturdimiento frente a rancias deidades. La realidad mundial nos indica que es necesario explorar por debajo de las obviedades obsoletas, Siguiendo a los autores de la referencia, debemos poner nuestra mayor voluntad a partir de este año 2015, para enfrentar juntos "un período que tenemos por delante que está a punto de explotar con sorpresas de todo tipo, que no podrán encasillarse en la dicotomía bueno frente a malo, o esto o lo otro. Y quizás la sorpresa mayor sea que la civilización y el sistema de riqueza revolucionaria abran, a pesar de todo, enormes oportunidades para que millones de nosotros llevemos vidas mejores, más sanas, más largas y socialmente más útiles.

La soberbia, la terquedad y la impaciencia son malas consejeras. Siempre habrá oportunidades para construir un mundo mejor si entendemos que hay ideas que mueren y el universo continúa su marcha.

Neuro J. Villalobos Rincón
nevillarin@gmail.com