Síguenos en: Menu

A merced de los malandros


Julio 16, 2014

Cada día se agudiza el problema de inseguridad, pese a los sucesos cada vez más graves que estremecen a la opinión pública, a las protestas de los ciudadanos, alertas de los medios, individualidades, expertos, el Gobierno nacional sigue negando la crisis, hablando de disminución del delito, pregonando que el Plan Patria Segura es exitoso, la cifra de asesinatos en Venezuela supera a cualquier país en guerra. El hampa desbordada hace de las suyas, vivimos una suerte de toque de queda, después de las 8 de la noche, a no ser porque haya colas en las autopistas, Caracas y las principales ciudades de la provincia, lucen solitarias, parecen pueblos fantasmas.

Es insólito que nuevamente en El Cambur, sector donde en enero de este año lamentablemente fueron asesinados la actriz Mónica Spear y su esposo, se vuelvan a registrar lamentables sucesos. Con estupor leímos, como en días pasados varios vehículos que transitaban por la autopista Valencia- Puerto Cabello, al pasar por "El Cambur" fueron atacados con objetos contundentes: piedras, palos y "miguelitos" para detener su marcha y proceder a robarlos. Los conductores continuaron con sus vehículos destrozados, hasta llegar al puesto de la Guardia Nacional.

¿Qué esconden en el sector El Cambur? ¿Por qué si saben que es una guarida de delincuentes, no logran apresar a los responsables? No hay que ser experto en la materia, ni se requiere de habilidades especiales para que la policía pueda de una vez por todas desmantelar las bandas que allí operan y que mantienen en zozobra a los que se ven obligados a transitar por esa vía. Es el colmo que esas bandas sigan actuando con la mayor impunidad. Lo peor es que la situación no es exclusiva de esa región del país, las autopistas y carreteras de Venezuela son verdaderas guillotinas por su mal estado, ausencia de señalización, iluminación y, por si fuese poco, están llenas de malandros que emplean el mismo "modus operandi" que los de "El Cambur".

El Plan Patria Segura es un fracaso, muchos venezolanos huyen al exterior justamente por temor a ser asesinados. Llegan las vacaciones y la gente siente miedo de viajar, los ciudadanos extranjeros reciben alertas de sus países señalando que nuestro país es un destino de alto riesgo. Es una ironía afirmar que Venezuela es un país chévere, que se llenará de turistas extranjeros, que los venezolanos podemos hacer turismo interno, ecológico, cuando la inseguridad nos acecha, la escasez de productos se agrava, los apagones forman parte de la cotidianidad y el racionamiento de agua cada día es más severo. Es hora que el Gobierno tome en serio el tema de la inseguridad, porque actualmente, el Estado venezolano no nos garantiza la vida.

Noel Álvarez
Coordinador Nacional de "Gente" Generación Independiente

@alvareznv