Síguenos en: Menu

Alfredo Rincón: Dos Historias


Noviembre 03, 2016

Hoy traigo dos historias. Relato dos hechos que ocurrieron en nuestro país en 1.908 y 1.952. El primer caso lo relata el gran historiador Juan Besson. Es el último año de la Presidencia de Cipriano Castro. Este designa Administrador de la Aduana de Maracaibo al trujillano doctor Santiago Fontiveros. Éste había sido Presidente del Zulia por 80 días en 1.892. Fue también Ministro de Gómez. Entremos a la historia. Es 1.908 y el Presidente de la República Cipriano Castro recomienda a Fontiveros que atienda a su hermana Nieves Castro, que viene de Curazao y seguirá en piragua y ferrocarril hasta San Cristóbal. Santiago Fontiveros la atiende personalmente, registra su equipaje y remite al Presidente Castro el siguiente telegrama: ''General Cipriano Castro… Su hermana Misia Nieves ha traído en el equipaje mercancías de contrabando cuyos derechos arancelarios montan a Bs. 28.000. Exíjole hacer girar este dinero. Por encontrarme quebrantado de salud ruégole aceptar mi renuncia. Su amigo, Santiago Fontiveros''. El Presidente responde: ''Recibido. En Agencia Banco Venezuela ésa están a su orden los Bs. 28.000 a que alcanzan los derechos de la mercancía llevados por Nieves. Ruégole permanecer en su cargo hasta segunda orden. Lo abraza su amigo, Cipriano Castro''.
Para que tengamos idea del valor equivalente de ese dinero, el kilogramo de carne costaba entre Bs. 1 y 2. Es decir, que con esos 28 mil Bs se podía adquirir 14 mil kilos de carne de primera. ¡Cuánto dinero hoy! Debo destacar que si bien Castro tuvo muchos defectos como Presidente, esta historia lo deja bien. Y a Fontiveros como funcionario honesto y digno, sin miedo ante el Gobierno Nacional. Como debe ser.
Un segundo caso ocurrió en 1.952. El Dr. Vicente Grisanti presidía el Organismo Electoral de Venezuela. El 30 de Noviembre se elige la Asamblea Nacional Constituyente. Con los votos de una AD ilegalizada y la popularidad del Dr. Jóvito Villalba, Unión Republicana Democrática gana la mayoría. El Alto Mando Militar y Pérez Jiménez desconocen el resultado y usurpan el poder. Grisanti se niega a ser cómplice y debe exiliarse. Ejemplo de dignidad.
Tengo la más firme esperanza de que en el futuro encontremos venezolanos en los diferentes poderes igualmente honestos y dignos como Fontiveros y Grisanti. Que en el Tribunal Supremo de Justicia, Fiscalía General, Contralores de la República y Estatales, Parlamento Nacional y Regional el primer requisito sean los valores éticos.

La grave crisis que hoy sufrimos los venezolanos no es sólo moral, política y social. Todo ello influye en la triste situación económica que vivimos. La Venezuela de los años 50, 60 y 70 era la envidia de América Latina. Sus carreteras, moneda y crédito público eran sobresalientes. Llovía la inversión nacional y extranjera. Hoy Venezuela paga tasas de interés en $ diez veces superior al de Colombia, Chile o Perú, y aún así no consigue financiamiento externo. Esto tiene que ver no sólo con la baja de ingresos petroleros, sino con la imagen que se proyecta de poca seriedad, enorme corrupción y falta de seguridad jurídica y personal. No creen en nuestras instituciones.

ARTÍCULO PUBLICADO EN ''PANORAMA'' (MARACAIBO) EL DÍA 03 DE NOVIEMBRE DE 2.016.

Por Alfredo Rincón Rincón
Economista
Correo: alfredorin@hotmail.com