Síguenos en: Menu

2015 ¿Año Feliz?


Enero 12, 2015

Desde niño, y hasta hoy a los 68 años de edad, siempre dí y recibí el "feliz año". Quizá sólo al recibir el 2003 no he sentido tal pesimismo en el país. Algunos me preguntan mi opinión. Acá la daré. 2015 puede ser nuestro más negro año en la historia o el primero de nuestra recuperación. Todo dependerá del rumbo que oriente el Gobierno Nacional, de la confiabilidad que dé el exterior y los inversionistas nacionales a sus políticas y del precio del petróleo. Aunque parezca no tener nada que ver, comencemos por recordar la Gran Bretaña de junio de 1940. Alemania está ganando la guerra. Vencida Francia, ocupada media Europa. Junto a sus aliados Italia y Japón, a su "nueva mejor amiga" la Unión Soviética, Hitler no tiene enemigos en Europa, salvo el gobierno de Londres. Winston Churchill acaba de asumir el poder allí. No mintió. En un célebre discurso ofreció sólo "Sangre sudor y lágrimas", Pero no sólo dio discursos. Dio el ejemplo y diseñó una política de Estado. No pensó en las próximas elecciones, no culpó a la oposición ni a los empresarios. Ni siquiera a los gabinetes y parlamentos anteriores que habían ignorado sus advertencias sobre las intenciones de Hitler. Fortaleció un gobierno de unidad nacional de conservadores, laboristas y liberales. Tuvo entre sus principales generales y ministros a adversarios. Entre todos, y con la decisiva aportación de la Unión Soviética, Estados Unidos y la Comunidad Británica, condujo a la victoria aliada, aun a costa de perder las elecciones de 1945. La Familia Real no se iba de vacaciones al exterior. Permaneció en la Gran Bretaña, expuesta a los riesgos de la guerra.

¿Qué tiene que ver la Gran Bretaña de 1940 con la Venezuela de 2015? No era mejor la coyuntura de aquella que la que hoy agobia a los venezolanos. La caída del precio del petróleo a la mitad, por grave que es, no es peor que los bombardeos incesantes de Londres, Coventry y otras ciudades, así como a sus principales centros industriales. En el 2º semestre de 1940, Gran Bretaña estaba casi bloqueada por los submarinos alemanes. Pero tuvo de Jefe de Estado a uno de los más capaces y nacionalistas líderes del siglo XX. Lo acompañaron decenas de líderes políticos, empresariales y sindicales, intelectuales y religiosos que salvaron su País. Aunque refiriéndose a sus aviadores, acá valdría la cita del mismo Churchill: "Nunca en la Historia de la humanidad, tan pocos salvaron a tantos".

En la Venezuela de hoy, encontramos cifras aterradoras: una deuda pública que en 1998 oscilaba entre 28 y 32 mil millones de $, hoy supera los 250 mil millones. Pagamos intereses implícitos en $ al 14% anual cuando otros en América Latina pagan el 3 y 4%. Además, seguimos prestando a Cuba y 20 naciones más a 20 años y 1% anual. Hemos desestimado el trabajo y el ahorro, cuando en el siglo XVIII, antes que Adam Smith, ya Benjamín Franklyn señalaba con razón que las naciones progresaban cuando se tenían esas dos metas. En Venezuela, prospera el bachaqueo, el contrabando de gasolina por algunos militares y funcionarios de PDVSA, ensuciando el nombre de esas Instituciones. El Papa Francisco, que bien conoce la situación de Argentina, Venezuela, España y otras sociedades en su mensaje de año, acaba de indicar que "la corrupción es una forma de esclavitud moderna", ¿cuándo comenzará a enfrentarse en Venezuela?

Alfredo Rincón

alfredorin@hotmail.com