Síguenos en: Menu

2014: Otro año con estanflación


Mayo 20, 2014

El año 2013 cerró con un crecimiento de 1.3% y una inflación de 56.2%, es decir, relativo estancamiento con alta inflación, la más alta de América y entre las primeras más altas del mundo (estanflación, neologismo de la expresión inglesa stagflation). La causa fundamental radica en las erráticas políticas económicas que se vienen aplicando en los tres lustros transcurridos desde 1999, cuando se ofreció construir el llamado socialismo del siglo XXI. Nunca se ha dado una definición del concepto acuñado por el sociólogo mexicano de origen alemán Heinz Dieterich. Las vinculaciones del gobierno con el régimen cubano, apuntan a que se trata de un modelo parecido al cubano, que en sus 55 años de existencia está demostrando su fracaso como en todos los países que han transitado ese sistema económico- social y político. Hoy Cuba está negociando en Bruselas con la Comunidad Económica europea su apertura al capitalismo, que ya se ha iniciado con la construcción de la zona franca industrial de Mariel que ellos llaman zona especial para el desarrollo. El ejemplo de Cuba repite en el fondo el calvario de los países comunistas que finalmente tienen que devolverse al capitalismo en lo económico, porque el modo de producción del socialismo real o comunismo no ha sido una alternativa para superar al capitalismo en la producción, distribución y comercialización de los bienes materiales y servicios.

El intento por instaurar un sistema comunista en Venezuela viene igualmente fracasando, por repetir el mismo error de identificar socialismo con estatismo que expropia no solamente los medios de producción, sino también los medios de comunicación impresos y radioeléctricos, con interferencias inclusive en los medios digitales. Ese estatismo que incluye a las organizaciones de base de la sociedad llamadas organizaciones no gubernamentales- ongs-, a los gremios laborales, profesionales, empresariales, culturales, partidos políticos, a excepción del partido único que incluye un solo pensamiento, cuando por esencia el hombre es libre y la represión de sus libertades ha sido una constante en todos los regímenes totalitarios a través de toda la historia de la humanidad hasta el presente. A este respecto cabe destacar el intento de instaurar las comunas que en todas partes han fracasado y lo que han pretendido es controlar a los ciudadanos en función de la permanencia en el poder. La Ley de Comunas es inconstitucional al desconocer las competencias de los estados y municipios como órganos legítimos del poder popular. Todos los países del socialismo real han establecido sistemas totalitarios en lo económico, político y social, controlando todo el desenvolvimiento de la sociedad.

Hasta ahora, el gobierno venezolano, si bien no ha podido llegar al nivel totalitario de los países como Cuba y en general de los regímenes del socialismo real o comunismo, es de observar hasta ahora, que las empresas estatizadas en los sectores industriales, agrícolas y comerciales, están en su mayoría funcionando más deficientemente que cuando estaban en manos privadas, unas cuantas han cerrado y otras están en condiciones precarias (caso por ejemplo de las empresas básicas de Guayana, cementeras, Agroisleña, Lácteos los Andes. CAEZ en Barinas, etc) Las amenazas a la propiedad privada y su concreción en expropiaciones, ha venido desestimulando la inversión reproductiva del capital, necesidad indispensable del crecimiento, el desarrollo económico y por ende del empleo de calidad. La oferta de un sistema económico que no ha tenido viabilidad en ninguna parte del mundo y las estatizaciones, constituyen la causa fundamental del proceso de deterioro de nuestra economía expresado en la disminución progresiva de la tasa de crecimiento del producto interno bruto acompañado de una inflación creciente en los últimos años. La situación se agrava con el subsidio a países del ALBA y PETROCARIBE, fundamentalmente a Cuba que recibe unos 100.000 barriles diarios a precios irrisorios, además de los negocios del gobierno cubano con el venezolano como la compra de medicinas y otros productos que Cuba no produce, pero los revende a Venezuela (triangulación).

Como corolario de lo antes expuesto, para este año 2014, lamentablemente se vislumbra otra estanflación con un crecimiento económico alrededor de cero con alta inflación. El gobierno no se ha propuesto enmendar sus errores en materia fiscal, monetaria y en sus políticas que ahuyentan a la inversión privada nacional y extranjera, sin la cual no es posible reanimar el aparato productivo nacional. Se requiere disciplina fiscal y monetaria, rescatar la confianza para retomar la senda de la inversión como único motor para la recuperación y fortalecimiento del aparato productivo. Se ha desperdiciado la otra gran oportunidad que nos ha dado la bonanza petrolera con precios superiores a 100 $ el barril. No es con más controles que la economía se va a recuperar. Esta se recupera creando confianza y respeto a la propiedad privada, sincerando el tipo de cambio con una paridad competitiva y un mercado igualmente competitivo. Los excesos de controles y la desconfianza en nuestra economía han limitado el desarrollo de las fuerzas productivas. La inflación es abatida con producción, productividad, competitividad, disciplina fiscal y monetaria de la cual carecemos en estos momentos de crisis.

Además de la disminución de los controles excesivos, el desmontaje progresivo del control cambiario y las garantías a la propiedad privada, se requiere también devolver al BCV su competencia plena para regular la liquidez que la ha perdido en alta proporción con la entrega directa de reservas internacionales al FONDEN y al BANDES. Esta transferencia de divisas sin la contraprestación en bs por parte del gobierno, viene generando dinero inorgánico, que es inflacionario, por no contar con el respaldo de la producción real de bienes y servicios. La entrega directa de reservas al FONDEN y el BANDES ya supera los 130.000 millones de dólares, suficientes para no padecer hoy la escasez de divisas para atender nuestras necesidades de importación de alimentos, medicinas e insumos de la producción. Por otra parte es demandante apuntar hacia una disciplina en el gasto público, la cual está vinculada a la política monetaria.

De no realizarse estas acciones fundamentales de corrección de la política económica y en general de las políticas de inversión con un honesto manejo de las finanzas públicas y de la política monetaria, nuestra economía tiende a un colapso difícil de manejar para superar la crisis expresada en escasez y desabastecimiento con alta inflación. Estos correctivos exigen una rápida decisión, de lo contrario la situación económica tiende a complicarse más.

Rafael Piña Pérez
Presidente de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia.
pprafael1912@hotmail.com